Hay una cierta confusión sobre las preferencias que concierne el proceso de divorcio que quiero clarificar. La mediación del divorcio y el divorcio colaborativo son las opciones mejores de considerar para muchas parejas que se están divorciando.

La mediación funciona fabulosamente para las parejas que tienen aproximativamente un equilibrio de poder igual en su relación, y es la más económica de las preferencias del proceso de divorcio. En la mediación del divorcio tradicional, cada esposo representa a si mismo en las negociaciones que son facilitadas para un mediador neutral de divorcio.

El divorcio colaborativo es una forma de mediación. Está orientado a casos más difíciles cuando hay un equilibrio de poder desigual en la relación de la pareja. Cada esposo tiene su propio abogado formado colaborativamente, que pueden capacitar, aconsejar y defender su cliente para corregir tal desequilibrio de poder, y negociar sobre un campo de nivelado,

En ambos la mediación y el divorcio colaborativo, es importante que cada esposo declara sus propias necesidades y intereses a la máxima extensión, en una forma respetable, y revela información financiaría relevante en buena fe.

Muchos abogados de divorcio no recomiendan la mediación o el divorcio colaborativo PORQUE NO PUEDEN GANAR CASI TAL DINERO HACIENDO DE MEDIADORES O COLLABORANDO EN UN DIVORCIO. Sus honorarios para la mediación de divorcio o un divorcio colaborativo son normalmente una fracción pequeña de que son en un divorcio contencioso.

Cada vez, el divorcio contencioso es necesario. Para más información sobre cuando el divorcio contencioso es de verdad la preferencia más apropiada, examina algunos de mis otros artículos.

Cuando se enfrente con un divorcio, usted puede ahorrar una tonelada de dinero y evitar a usted y a sus hijos la agonía de un proceso en su caso de divorcio si usted y su esposa eligen de mediar o colaborar. Piensa a la mediación o a la colaboración en primer lugar cuando considera un divorcio.

© Arnold D. Cribari,